Cardio en ayuno: Arma contra la grasa

Cardio en ayuno: Arma contra la grasa

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 29/05/2014

La razón principal por la cual el cardio en ayuno ayuda a perder grasa es porque al despertarte tus niveles de glucosa en sangre están bajitos al igual que los de la insulina.

¡En presencia de insulina no quemas grasa! Es decir, el cuerpo no libera al torrente sanguíneo los ácidos grasos para oxidarlos como energía cuando la insulina está elevada. Tan solo 2 mg d carbohidrato por 100 ml es suficiente para que el páncreas segregue insulina.

Muchos se preguntarán: OK, el carbohidrato genera una respuesta de insulina grande, pero ¿por qué no comer proteína? Porque, aunque la proteína genera una respuesta mínima de insulina, el cuerpo la preferirá sobre la grasa como combustible. El cuerpo a través de gluconeogénesis puede convertir la proteína en glucosa y utilizarla como combustible, y como estás en ayuno/déficit de insulina, cualquier cantidad de proteína así sea mínima, detonará una gluconeogénesis. Recuerda que la grasa para el cuerpo es una reserva de energía. ¡Es oro para el cuerpo! Aquello que te mantendrá vivo en estado de emergencia/hambruna extrema. Por eso cuando estás muy cerca de tu meta, o en un peso sano y buscas definirte, perder estos últimos kilos o gramos de grasa es dificilísimo.

El cardio en ayuno es ideal para perder esos últimos 5 kg de grasa, ese cauchito terco q no se va.

No desgastas masa muscular si haces el cardio en ayuno correctamente. No esperes más de 15 min desde el momento que despiertas, no lo hagas a intensidad elevada, que puedas mantener una conversación, que dure 40 min, no más.

Justo al terminar el cardio en ayuno, desayuna proteína y un carbo complejo de bajo índice glicémico.

Lo que nunca debes hacer es entrenar con pesas en ayuno, para entrenar debes comer proteína y carbohidratos antes.

*Si tienes resistencia a la insulina o eres hipotenso no debes hacer el cardio en ayuno.

Comprendo que el tema del cardio en ayuno regaña a algunos y es un tema controversial. Muchos estudios lo apoyan, pero cada loco con su tema.

Que cada quién siga aquello que le funciona porque cada cuerpo es diferente.