¿Comer fruta de noche es malo?

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 22/12/2017

Las frutas son una excelente opción para comer durante el día, sobre todo en el desayuno, como merienda o para antes y después de entrenar. Contienen innumerables vitaminas, fructosa, minerales y fibra. Este alimento ayuda activarte gracias a la fructosa, su azúcar natural, que incrementa los niveles de glucosa en la sangre.

Dependiendo del tipo de fruta, puede ser de alto o bajo índice glicémico. La cantidad de fruta que debe consumirse en el día va de 3 a 5 unidades al día. Si te pasas de la cantidad de calorías que necesitas diariamente ganarás peso.

Una buena opción para optimizar su consumo en tu menú diario es que las repartas en el día de la siguiente manera: antes de entrenar consume cítricos como mandarina, toronja, naranja, fresas, que son de lenta absorción (bajo índice glicémico), y después del entrenamiento ingiere las de absorción rápida (alto índice glicémico) que te ayudan a recuperar tus energías después de hacer ejercicio: banana, uvas, lechosa, piña.

Ingerirlas de noche puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre, y esto puede afectar en mayor o menor medida a ciertas personas. Por lo general, los que más sufren son las personas diabéticas o que tienen tendencia.

Otra de las razones por las que no es recomendable consumir frutas de noche es porque aumenta la necesidad de querer comer cosas dulces, con mucha azúcar. Si vas a comerlas a esas horas, trata de elegir las de bajo índice glicémico: pera, manzana, ciruelas, toronja, mandarina. Evita las que más alto contenido de fructosa tengan y limítalas solo para después de entrenar.

La clave está en que no sobrepases las raciones recomendadas para tu organismo y que sepas los mejores horarios para comer tus porciones de frutas. No las satanices, simplemente, como todo, hay que moderar y saber cómo y cuándo consumirlas.