¿Cómo lidiar con los lácteos? Realmente son necesarios?

veronica-cardozo Verónica Cardozo // Publicado el 08/05/2018

Luego de haber experimentado en mi cuerpo el daño que me ocasionan los lácteos, no los recomiendo.

De acuerdo con el Dr. Walter Willet, médico científico, quien tiene una extensa revisión al respecto, ha hecho varias revisiones clínicas en la Facultad de Medicina y es quien encabeza la Escuela de Nutrición clínica en la Universidad de Harvard:

  • Los lácteos aumentan la mucosidad (Yo personalmente lo he experimentado y sólo con 1 semana sin lácteos dije: “¡Adiós, rinitis alérgica y sinusitis!).
  • Los lácteos son pro inflamatorios. Aumentan los niveles circulantes de IGF-1 o factor de crecimiento tipo 1. Este se ha vinculado con el cáncer de próstata en algunos estudios.
  • Los metabolitos de estrógenos se consideran factores de riesgo para cáncer de mama y de ovario, ellos afectan la proliferación celular, por lo que si las vacas han sido tratadas con hormonas para que produzcan más leche, el riesgo en nosotros consumiéndola, aumenta.
  • Un estudio con 3000 niños con factores de riesgos genéticos para desarrollar diabetes tipo 1, mostró que la introducción de la leche de vaca a temprana edad aumentaba la susceptibilidad de desarrollar diabetes.
  • Además está asociado a constipación, alergias y anemia en niños.

Por todo esto, muchas personas la prefieren orgánica, ya que esto asegura  que esté libre de pesticidas y de hormonas sintéticas, antibióticos, fertilizantes químicos y sustancias genéticamente modificadas (GMO). Sin embargo, todavía contienen hormonas de crecimiento naturales de la vaca,  algunos tipos reciben tratamiento UHT (calor a 280° F) para matar las bacterias, algunas de las cuales pueden ser beneficiosas, el tratamiento UHT produce un sabor diferente debido a la caramelización de la lácteos. El Dr. Willet insiste en que igualmente hay más efectos adversos o contras que beneficios, ya que tampoco es rica en calcio ni previene fracturas. Además con el tiempo, en nuestro cuerpo disminuye la lactasa (enzima que degrada la lactosa) y él tomarla nos trae más problemas intestinales. Los humanos no estamos capacitados para digerir los lácteos. Alrededor del 60% de las personas en todo el mundo son, aunque sea un poco, intolerantes a la lactosa.

Te recomiendo:

  • Si quieres huesos fuertes, haz ejercicio y toma 2000 UI de vitamina D al día.
  • Obtén el calcio de los alimentos: hojas verdes, semillas de sésamo, chía, salmón, sardinas y algas, son ricas en calcio.
  • Elimina el queso, la leche, yogur durante dos semanas y observa cómo te sientes. Observa si te afecta en el peso, sinusitis, goteo postnasal, migraña, gases, energía, etc.
  • Si te gustan los lácteos y los toleras, elige los fermentados como el yogur y el kéfir.
  • Si alimentas a tu bebé con fórmula de la leche, no te preocupes. La fórmula de la leche de los bebés es hidrolizada, lo que quiere decir que es más fácil digerirla, aunque igual puede ocasionar alergias. Una vez que tu niño cumpla el primer año, haz que coma alimentos reales.

¿Aún te gusta la leche? Recuerda: los lácteos no son necesarios para tu salud. Anímate a dejarlos y a observar cómo te sientes.