¿Cómo mejorar tus hormonas?

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 30/04/2018

Las hormonas controlan absolutamente todo, son como las presidentas de tu organismo. Si estás triste, si estás cansado, si tienes agotamiento, si sientes deseo sexual, si estás activo, en fin, lo regulan todo.

Lo más importante es que funcionan como una especie de orquesta, es decir, todas deben estar en el momento, lugar y cantidad adecuada para que no afecten el funcionamiento de las demás. Tienen un efecto dominó: cuando una está mal, las demás tienden a estarlo también. Por eso es tan importante prestarle la atención que se debe.

Hay hábitos como comer, la forma de entrenar y las cosas que utilizas que pueden mejorar tu funcionamiento hormonal e, incluso, mejorarlo. Siempre es mejor agotar las técnicas menos drásticas e irse por las más naturales que tomar una decisión radical. Si tienes un desorden hormonal severo, como ovarios poliquísticos, debes acudir a un especialista que estudie tu caso personal.

Tips para regular tus hormonas:

  • Hacer ejercicios con pesas. Estas fortalecen la masa muscular, ayudan a regular las hormonas e incrementa los receptores de la insulina que, a la larga, te ayudan a mejorar resistencia a la insulina; es decir, vas a segregar menos insulina cuando consumes un alimento.

Además te ayuda a quemar grasa, tu cuerpo se convierte en una máquina quema grasa, así estés en reposo vas a quemar calorías.

  • El cardio en la medida justa. No abuses del ejercicio cardiovascular.
  • Come 5 o 4 comidas, come cada 3 o 4 horas. Cada vez que comes es como si resetearas todas las hormonas en tu cuerpo, ayuda a regular la glucosa en la sangre. Cuando dejas de comer, el azúcar en la sangre baja demasiado y esto comienza a afectar tus niveles de insulina. Cuando pasas más de 4 horas sin comer, la grelina que es la hormona que estimula las ganas de comer se estimula muchísimo.

Si comes cada 3 horas la detienes, así controlas los niveles de leptina y el apetito durante el día. No vas a tener la necesidad de meterte esos atracones de comida cuando tienes mucha hambre.

  • Baja el consumo de las harinas refinadas y el azúcar de tu dieta diaria. Limita su consumo a los fines de semana. Lo que te afecta es la recurrencia, el exceso de harinas y azúcar afecta directamente los niveles de insulina en la sangre. Esto no solo te va a hacer engordar, también creas procesos inflamatorios en tu cuerpo como el cáncer, enfermedades cardíacas, etc.

Es importante controlar la insulina porque es una hormona que tiene un efecto severo en tu cuerpo. Lo más importante es que consumas alimentos naturales, carbohidratos complejos de carga glucémica media que no te hagan disparar la insulina.

  • Las proteínas y las grasas son tus aliadas. La proteína te va a ayudar a equilibrar la insulina dentro de tu cuerpo y a controlar el apetito, y las grasas te ayudan a tener un balance hormonal buenísimo, aproximadamente el 20 o 30% de tus calorías deberían venir de la grasa. Las hormonas se producen a través de las grasas de colesterol. Las hormonas andrógenas, como el estrógeno y la testosterona necesitan de la grasa, igual que la fertilidad que va de la mano con la grasa, serás más fértil mientras tenga una dieta con un nivel adecuado de grasas buenas.

Menos grasas dentro de tu organismo implica que  las hormonas se salen de control, no pierdes grasa con eficiencia, se dificulta el incremento de masa muscular y tu estado de ánimo disminuye muchísimo.

Las grasas recomendadas son: aceite de coco, maní, aceite de oliva, el aguacate, el pescado. Estas son las grasas que tu dieta necesita.