La importancia de consumir meriendas

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 16/02/2018

Siempre les digo que merendar es parte fundamental de tener una dieta sana y llegar a tu meta fitness. Cuando pasas mucho tiempo sin comer, en tu organismo hay una caída súbita de energía y esto conlleva a consumir comida, sin importarte la composición que tenga; es decir, puede que tomes malas decisiones por el deseo que tienes de comer.

Las mejores meriendas son aquellas comidas ligeras que se hacen entre el desayuno y el almuerzo, y entre el almuerzo y la cena. Estas tienen como objetivo disminuir el deseo de comer durante todo el día y poder hacer las comidas “fuertes” a sus respectivas horas, sin llegar con demasiada hambre a ellas, y así controlar mejor las porciones que se ingieren.

El tipo de meriendas va a depender del enfoque nutricional que se lleve. Si eres una persona que quiere bajar grasa corporal, las meriendas van a estar enfocadas en proteínas, frutas vegetales o grasas buenas. Si es una persona que busca aumentar masa muscular, debes mantener los mismos macronutrientes, pero siempre varían las cantidades de cada uno.

Cuando se mantiene una ingesta de calorías durante todo el día en pocas cantidades, el metabolismo se mantiene mucho más sano y rápido, eso a su vez garantiza una pérdida constante de peso y de grasa.

¿Se debe comer cada vez que se sienta deseos de hacerlo?

No, solo cuando se sienta hambre, que es por lo general cada tres horas. Debes tener cuidado de no confundir hambre con ansiedad. Si lo que quieres es un postre es ansiedad, pero si sientes que te provoca comida como pollo, ensalada, etc, es hambre. Una de las razones por las que la gente come de más es cuando están deshidratadas, por eso es tan importante tomar agua durante todo el día, incluso un vaso antes de cada comida, ayudará a saciarte aún más.

Buenas opciones bajas en calorías y llenas de proteínas, carbs y grasas buenas son unas panquecas de avena o batata con mantequilla de maní. También una galleta de arroz integral con una cucharada de mantequilla de maní y manzana en trozos. Yo siempre las como acompañadas de mi batido de proteína que es perfecto para saciarte el hambre y darte la energía necesaria para entrenar o realizar tus actividades del día a día.