La miel: ¿Un alimento saludable?

La miel: ¿Un alimento saludable?

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 04/09/2016

Muchos me han preguntado sobre la miel, al ser natural y contener algunos nutrientes, antioxidantes y trazas de vitaminas y minerales, piensan automáticamente que es excelente para estar en forma y saludable, pero no necesariamente.

La miel es 80% azúcar, y alta en calorías, de 60 a 70 por cucharada, y aunque la miel tiene un poco menos de efectos nocivos sobre nuestro metabolismo que el azúcar regular, sigue siendo azúcar, no es que sea muy buena, es que es menos mala.

Si eres una persona saludable, activa, que come muy bien, que no añade azúcares a sus comidas, una cucharada de miel al día en la mañana no te hará daño, pero tienes que tener en cuenta que no es para darle rueda libre, no es “light”, no es un endulzante que se puede usar a la ligera y de manera frecuente y que definitivamente si buscas perder grasa no te va a ayudar.

No les estoy diciendo que la destierren, les estoy diciendo que la usen con moderación, no es ligera, no es cero calorías, es alta en azúcar, tienen que medirla muy bien, no más de una cucharada.

Y entre la miel y el agave prefiero la miel porque el agave contiene mucha más fructosa, y este tipo de endulzante (fructosa) sí que no es nada bueno, aunque no eleva tanto insulina, sólo puede ser metabolizado por el hígado, la capacidad del hígado es muy pequeña y cualquier exceso se transforma en grasa (la glucosa puede reservarse a nivel de hígado y músculos y tu cuerpo necesita cierta cantidad, tu cuerpo incluso la produce, todos los carbohidratos se descomponen en glucosa… Pero tu cuerpo no necesita nada de fructosa) y te hace más propenso a resistencia a la insulina, acumulación de grasa, hígado graso, eleva colesterol y triglicéridos, causa adicción. No me refiero a la fruta me refiero al endulzante fructosa y jarabe de maíz alto en fructosa, no la usen para endulzar sus comidas, y eviten productos que vengan endulzados con ellos.

Azúcar es azúcar, así sea orgánica, no caigas en eso, todo el azúcar que consumes pasa a los intestinos, se descomponen en glucosa y fructosa y eventualmente llegan al hígado, tu hígado no sabe ni le interesa si el azúcar que consumiste es orgánica o no.