La verdad sobre el sodio

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 16/05/2016

Muchos le tienen terror al sodio y no saben que nuestro cuerpo lo necesita para poder funcionar correctamente. El sodio es un mineral que cumple una función importante dentro de nuestro organismo, asistiendo en la contracción muscular e impulsos nerviosos, y ayudando a mantener el balance hídrico dentro del cuerpo, junto con el potasio.

Sin embargo, nuestro cuerpo no necesita una cantidad exagerada de sodio, por el contrario, es necesario que los niveles de este mineral en nuestro organismo no excedan el rango de  los 1.550 a 3.300 miligramos al día, y que cada comida no contenga más de 150 o 200 miligramos de sodio.

Un exceso de sodio puede causar retención de líquidos, pues cada miligramo de sodio retiene hasta 5 veces su peso en agua, y además puede elevar la presión arterial y hacernos más propensos a sufrir afecciones cardíacas. Por otra parte, podemos vernos y sentirnos más hinchados o inflamados, precisamente porque estamos reteniendo mayor cantidad de líquido, lo que favorece la aparición de la celulitis y nos hace perder definición corporal, pues hay muchísimo líquido entre el músculo y la piel, y esto hace que los cortes musculares se noten menos.

Además de esto, una dieta alta en sodio puede sabotear la pérdida de grasa. No solo vamos a aumentar peso por la cantidad de líquido que estamos reteniendo, sino que además la capacidad o eficiencia de nuestro cuerpo para quemar esa grasa no va a ser la misma, ya que estamos alterando el balance entre el sodio y el potasio, cuyo equilibrio permite mantener la integridad celular, de manera que cualquier exceso va a afectar esa homeóstasis y va a sabotear la pérdida de grasa, pues el metabolismo se hace más lento y se queman menos calorías. También, se ha demostrado que un exceso de sodio en el organismo afecta la actividad celular de las células de grasa  lo que las hace más grandes.

Ahora, lo recomendable es obtener el sodio que nuestro cuerpo necesita a través del consumo de alimentos naturales, pues los alimentos procesados contienen más de la cuenta; un ejemplo de los alimentos que debemos evitar o controlar son el jamón de pavo (una rebanada contiene aproximadamente 220 miligramos de sodio), salchichas de pavo, aguas saborizadas y gelatinas sin azúcar. Además, es preferible agregar poca sal a los alimentos y condimentarlos con especias naturales.

Es muy importante que controlemos el consumo de sodio, ya que aunque nuestro cuerpo puede consumir hasta 2.000 miligramos de este mineral al día, debemos distribuirlos en varias comidas y no incorporarlos a nuestro organismo de un solo golpe.n