Los quistes ováricos

Los quistes ováricos

dra-pilar-ibarra Dra. Pilar Ibarra // Publicado el 16/10/2015

Un quiste es una bolsa que contiene líquido o material semi-solido. Los quistes ováricos causan crecimiento de los ovarios y se pueden desarrollar en cualquier momento de la vida de la mujer. Varían en tamaño, desde un quiste microscópico (no visible a simple vista) hasta una masa pélvica grande (como un melón).

 

¿Cuales trastornos pueden ocasionar los quistes?

Pueden causar dificultades por presión, estiramiento, torsión, infección o ruptura.

 

En presencia de un agrandamiento ovárico, el ginecólogo toma en cuenta los siguientes factores:

– Tamaño

– Agrandamiento o crecimiento

– Bilateralidad

– Adherencias (cuando los ovarios están fijados a otros órganos)

– Producción de hormonas

– Ascititis (líquido dentro del abdomen)

 

Los quistes ováricos  a menudo son pequeños y carecen de importancia clínica. La mayor parte de ellos desaparecen espontáneamente en unos meses y otros requieren de extirpación quirúrgica. Solo serán quirúrgicos (sometidos a cirugía) cuando:

– El tamaño ovárico aumenta progresivamente

– El dolor abdominal es intenso

– Masa pélvica grande

 

Los quistes ováricos pueden clasificarse en:

1. Quistes funcionales: Son aquellos que se forman a partir del folículo (pequeña bolsa de líquido donde se aloja el ovulo antes de ocurrir la ovulación), o a partir del cuerpo amarillo (cicatriz que queda en el ovario después de la ovulación) estos quistes son normales y transitorios.

2. Quistes endometriales: Se llaman también endometriomas, ellos son el resultados de la existencia de endometrio (es la capa interna del útero) dentro de los ovarios.

Esta sangre retenida va aumentando todos los meses, con lo cual se produce una formación quística. Ellos producen esterilidad, reglas abundantes, dolor en las relaciones sexuales y dolor menstrual intenso.

El diagnostico de los quiste ováricos es a través de la clínica (síntomas y signos), el ultrasonido y la laparoscopia (visión directa de los órganos genitales internos) por medio de un aparato llamado laparoscópico.