Receta de pie de naranja fit

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 01/11/2018

Los postres no tienen por qué ser prohibidos. Cuando entras a este estilo de vida saludable, se trata de que puedas comer de todo pero en las cantidades recomendadas y siempre eligiendo las mejores opciones para consumir.

Como sabes qué ingredientes son los mejores para tu organismo, puedes sencillamente utilizar una receta de un postre tradicional y cambiarlos por unos más saludables y bajos en calorías, así harás un perfecto postre fit, sin nada que envidiarle al original.

Este pie de naranja es superrefrescante, perfecto para merendar una tarde de calor y muy rico para acompañar con un espresso. 

Los ingredientes que necesitas:

 Para la base:

  • 2 cda de mantequilla de maní
  • 1 taza de harina de avena
  • 1 huevo
  • Una cdta de polvo para hornear

Relleno:

  • 1 taza de yogurt griego
  • El jugo de 2 naranjas
  • ½ taza de stevia o miel
  • Ralladura de media naranja
  • 2 yemas de huevo

Para el merengue:

  • Stevia en polvo o edulcorante y claras de huevo

Preparación:

  • Para la base debes unir todos los ingredientes con la mano hasta que quede una masa manejable y chiclosa.
  • Colócala en un molde para tartaleta por 10 minutos al horno. Cuando el cuchillo salga limpio puedes retirarla.
  • En un bowl debes mezclar el yogurt griego, el jugo de las naranjas, la miel o stevia, la ralladura de naranja y las yemas de huevo. Mezcla todo hasta que se integre.
  • Para el merengue debes batir las claras a punto de nieve y agregar la stevia poco a poco.

Añade estas mezclas a la base horneada y cocínalas en el horno durante 20 minutos a fuego medio.

Cuando esté listo, deja enfriar y luego refrigera por lo menos durante dos horas.

Esta misma receta puedes hacerla también con limón o parchita para hacer pie de distintos sabores.

Recuerda que la clave está en saber combinar los ingredientes saludables.

Además debes tener muy en cuenta que no porque un postre tenga ingredientes menos calóricos significa que vas a comerte toda la preparación, porque aun así cuenta con bastantes calorías, solo que no todas las que contiene el postre original.

Recuerda que el equilibrio y la moderación son la clave.