Carta abierta a la mujer

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 08/03/2015

Hoy es un día muy especial, es el Día Internacional de la Mujer. Quise dedicar estas líneas a cada una de ustedes, mejor dicho a cada una de nosotras. No sé ustedes pero a mi me encanta ser mujer. Para mí, una mujer lo es todo. La mujer puede ser sensible y asertiva, hermosa a su modo y única, fuerte, emprendedora, intuitiva y multifacética.

La mujer es un ser extraordinario, complejo, tenemos la capacidad hacer varias cosas al mismo tiempo sin descuidar ninguna, tenemos la sensibilidad necesaria para ver más allá de nuestras narices y sentir una empatía extraordinaria por otra persona, y nacimos con el privilegio de poder darle la vida a otro ser humano… Y no digo que ser mujer implica que tengamos que ser madres, sólo digo que tenemos ese privilegio y también tenemos el poder de elegir si queremos o no.
Y ¿qué es lo que queremos las mujeres? Hacer lo que queramos y que todos tengamos las mismas oportunidades, es tan simple como eso! Porque ser mujer no implica ser opuesto al hombre, y confío que ese mito algún día va dejar de existir. La idea de lo que es una mujer está cambiando todo el tiempo, y es importante señalar que esas ideas están cambiando porque las mujeres de todo el mundo están haciendo que suceda! Hoy en día cuando pensamos en una mujer hay que ver más allá de los estereotipos, más allá de esa zona de comodidad, rompamos los esquemas en cuanto a esa “idea” de lo que significa ser una mujer. Hay muchos tipos de mujeres, todas únicas, todas importantes, todas válidas.

Me rehúso a creer y perpetuar ese mito de que todas las mujeres somos iguales. Lo cierto es que todas somos muy diferentes, cada una vivimos diferentes experiencias, hemos crecido bajo distintos privilegios y tenemos distintas creencias. El momento en el que reconozcamos este hecho, se volverá obvio que cuando pretendemos encasillarnos sólo estamos limitando nuestras capacidades.

En lugar de pretender que todas las mujeres compartimos las mismas experiencias, que todas sentimos igual y vemos el mundo de la misma manera, de que somos todas “iguales”, vamos a hacer de la palabra “mujer” un agente perpetuo de cambio. En lugar de repetir la historia y encadenarnos, encasillarnos nosotras mismas a una definición o concepto específico, vamos a hacer de la palabra “MUJER” ¡una celebración de cada una de nuestras singularidades!

 

sascha-fitness