¡Toma agua!

¡Toma agua!

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 13/02/2016

Uno de los principales errores que cometemos es: ¡No tomar suficiente agua!

Si no estas bien hidratado el cuerpo no puede convertir los carbohidratos en energía de manera eficiente debido a que el 70% del tejido muscular es agua, depende directamente de la hidratación para mantener su funcionamiento, cuando estás deshidratado las células musculares sencillamente no pueden cargar de manera eficiente sus reservas de energía, nutrientes y aminoácidos.

No sólo disminuirás notablemente el rendimiento en tu entrenamiento cuando estás deshidratado, también haces más difícil la pérdida de grasa, el proceso de oxidación de grasa sobre todo subcutánea depende de la hidrólisis, si quieres perder grasa tienes que estar tomando agua. Cada proceso celular en tu cuerpo requiere de agua, tomar agua, sobre todo si es fría, pueden incrementar en ese momento un 30% tu metabolismo, y ¡no! El agua fría NO endurece la grasa, ni que nuestro sistema digestivo fuera una tubería, eso son leyendas urbanas incoherentes, el agua fría tiene un ligero impacto en nuestro metabolismo porque el cuerpo quema calorías para poder llevarla a la temperatura corporal, se llama efecto térmico.

Tomar suficiente agua contrarresta la retención de líquidos, si estas deshidratado tu cuerpo percibe esta ausencia de agua y comienza a retener líquido, te hincha. Retención de liquido= celulitis. Además, muchas veces se confunde el apetito con sed, son más o menos los mismos síntomas, tomar agua mantiene tu apetito a raya. Evita tener sed, ya eso es un síntoma de deshidratación y perdiste un 1% de tu peso en agua.

Una forma de calcular tu ingesta de agua si haces ejercicio leve o un día que no haces ejercicio: multiplica tu peso en kg. por 40 ml.

Si haces aprox. 2 hrs de ejercicio es multiplicar tu peso por 60 ml, para tener los mililitros totales al día, lo que te de lo distribuyes durante el día. Asegúrate de tomar suficiente agua antes de hacer ejercicio, durante y después.

Ahora, recomiendo que tomes un vaso de agua media hora antes de comer, y durante la comida sólo pequeños sorbos para no interferir con la digestión. Así que ¿qué esperas?, anda YA y ¡sírvete un buen vaso de agua!

*Momentos claves para tomar agua*:

– 2 vasos de agua al despertar activa tus órganos y metabolismo.

– 1 vaso de agua 30 min. antes de comer disminuye el apetito y mejora la digestión.

– 1 vaso de agua antes de bañarte disminuye la presión arterial.

– 1 vaso de agua antes de entrenar mejora el rendimiento.

– 1 vaso de agua antes de dormir previene ataques cardíacos y derrames.