¿Ya sabes cómo sustituir los alimentos?

Sascha Fitness Sascha Fitness // Publicado el 11/05/2018

ya-sabes-como-sustituir-los-alimentosHoy vamos a tocar un tema útil para aquellas personas que quizás por pereza o por no saber cuál es la mejor opción para comer se alejan del estilo de vida fitness. La clave está en la sustitución de alimentos, saber cuál es la mejor opción que le irá mejor a tu organismo.

Hay infinidades de alimentos que tienen múltiples sustituciones, que tal vez se parezca mucho su textura y sabor, pero que el resultado que generan en tu cuerpo es totalmente distinto. No se trata de comer menos, sino de comer mejor.

-El edulcorante contiene sacarosa y su sustituto más natural es la stevia. La diferencia está en que esta es más natural y no contiene calorías. El edulcorante aumenta las ansias por el dulce, incrementa el apetito y retiene líquidos. La stevia no aporta calorías, es natural. Siempre hay que tener cuidado cuando se procesa y mezcla con otros azúcares simples.

– La salsa soya es altamente procesada y aporta muchísima cantidad de sodio, incluso la que dice ser baja en sodio contiene porcentajes muy altos. El sodio es bueno en las cantidades adecuadas, una cucharada de salsa de soya tiene aproximadamente 500 ml de sodio que es bastante.  Al día se recomienda no más de 2000 ml y por comida lo ideal es 200 ml.

Existen muchos alimentos naturales que contienen sodio de por sí, como el ajoporro, las claras de huevo y que no son perjudiciales para la salud. Cuando te excedes de la cantidad recomendada comienzas a retener líquido y provoca algunas enfermedades. Una buena alternativa son los aminos de coco; se trata de una salsita a base de coco, más o menos salado y tiene un toque dulzón. Una cucharada aporta 90 ml. Otra opción es la sal rosada, que es mucho más saludable que la sal normal. Contiene muchos minerales y menos sodio, mejora la respiración, problemas de glucosa en sangre, mejora el sueño, entre otros beneficios.

-La leche de vaca: la digestión puede verse afectada por el consumo constante de leche, muchos de quienes la consumen retienen líquido, tienen dificultad para perder grasa, etc. Cada taza de leche de vaca contiene 12 gramos de azúcar. El mejor sustituto son las que tienen bases en semillas o frutos secos, como la de almendras, nueces, maní, etc. Las leches vegetales contienen poca azúcar o cero, vienen fortificadas con calcio y es una buena opción si buscas perder grasa.

La leche no es la única fuente de calcio que hay, existen muchísimas mejores fuentes donde puedes conseguirlo. Están los frutos secos, las semillas de chía, el brócoli, las hojas verdes.

-La cocoa y el cacao: el primero es de menor calidad, más económico y altamente procesado. El cacao tiene superpoderes antioxidantes. Ayuda a controlar el apetito, antienvejecimiento, ayuda a prevenir enfermedades y ayuda a controlar la sensibilidad a la insulina.

– Pasas y uvas: las frutas deshidratadas tienen mucha más azúcar; ante la falta de agua, el azúcar se concentra. Como contienen mucha azúcar en poca cantidad, siempre la mejor opción serán las uvas frescas.

– Las pastas integrales: dentro de las pastas integrales, siempre hay mejores opciones que otras. Las ideales están hechas a base de frijoles, lentejas, garbanzos y quinoa, son mucho más saludables que las de trigo integral.

– Los cereales y la avena: los primeros son altamente procesados llenos de azúcar y calorías vacías. En cambio la avena es un carbohidrato que tarda muchísimo en digerirse, a tu cuerpo le cuesta y tarda mucho más tiempo en descomponerse. Por eso ayuda muchísimo más a saciarte por más tiempo.

– La harina de trigo refinada y la harina de coco, almendras, avena, etc. Estas últimas son bajas en carbohidratos. Consumir harina blanca es lo mismo que consumir azúcar, es un carbohidrato altamente refinado que tu cuerpo absorbe muy rápido y dispara los niveles de insulina: eso evita que quemes grasa y te estimula el apetito.

No se trata de contar calorías, sino de contar nutrientes. Recuerda que somos lo que comemos. Cada célula en tu cuerpo se regenera con lo que comes, siempre es bueno que le des a tu cuerpo los materiales necesarios, de buena calidad para su construcción.